Pocas son las historias, las ilustraciones y los objetos que guardamos en el corazón. Escuchamos, percibimos, sentimos tanto día a día, qué es imposible enmarcar todo lo que observamos como un recuerdo memorable y sólo aquellas cosas que logran impregnar el alma, se quedan guardadas en algún rincón de nuestra memoria.

Generar recuerdos de valor, es quizás la apuesta más grande con la que inició nuestro profesor Nicolás Mayorquín cuando recién ingresó a la fundación, quien ofreciendo sus conocimientos y asesoría, logró aflorar y hacer volar la imaginación de nuestros beneficiarios más queridos y especiales en las clases de dibujo y diseño que dictaba una vez por semana.

Mediante un juego de roles, en donde los chicos eran artistas y él, su aprendiz, se tejieron las creaciones más asombrosas, que en su hacer y acontecer resultaron ser trascendentales para nuestro emprendimiento. Dibujos pintorescos y creativos, la percepción más concreta del ingenio de cada uno y los lugares más bellos que se pudieran imaginar, estaban quedando plasmados en cada tarea de la clase.

Nicolás quiso llevar este potencial un paso más allá de la libreta de dibujo y con asesoría de otros colegas y la autorización de sus artistas, llevó las ilustraciones a otras texturas y un nuevo plano digital, convirtiéndolas así, en los principales diseños de estampado para unas camisetas.

El impacto que generó este emprendimiento llegó a ser tan grande y tan maravilloso, que es apenas el comienzo de un nuevo peldaño para nuestra fundación. Su reconocimiento como marca, y como lugar de fantasía, fue el escenario ideal para el encuentro de nuestras mamitas con sus hijos, del aforo que genera su creatividad y de lo lindas que llegan a ser las cosas, cuando logramos verlas través de los ojos de alguien más.

Convertimos los diseños de las camisetas en un nuevo reto, los rellenamos de cariño y un poco de felpa y logramos que el recuerdo se transportara a un plano en tercera dimensión. Así, es como surge uno de los proyectos más emocionantes y encantadores que hoy es parte de nuestra imagen y cara con la comunidad, nace peluches.pro.

Está idea la comienza uno de los miembros de nuestra Asamblea General Jaime Rubio, quién tras la iniciativa de admirar el arte y a nuestros artistas a través de sus ilustraciones; piensa en un emprendimiento que nos permita continuar fortaleciendo nuestros canales de servicio y la fuerza motor de la fundación.

Un emprendimiento muy pro-fesional y que nos brinda mucha pro-piedad. “Abrazos únicos y seres extraordinarios” es la calidad que queremos transmitir y compartirles, una tienda virtual de peluches que nace por y para la fundación, una nueva forma de sentirnos cerca en tiempos de lejanía y sobre todo, una historia y un recuerdo que se pueda contar a través de nuestros mejores aliados, los peluches.

Les damos la bienvenida a peluches.pro en donde los esperamos con los abrazos abiertos y confíamos en que sigan siendo nuestros beneficiarios, quiénes narren las historias más asombrosas de ésta nueva comunidad a través de sus mejores acompañantes.

Síguenos!