Camilo Andrés Garzón, es un adulto con alma de niño, a sus 42 años de edad su mayor motivación es su madre Flor Marina Méndez, ellos viven en Fontanar del rio en la localidad de suba. Todos sus días son dedicados a realizar actividades junto a su madre, estas vienen acompañadas de caminatas. También asistía con personas de la tercera edad del sector, los días lunes, miércoles y jueves a hacer aeróbicos, manualidades, tomar onces entre otras cosas.

Es un muchacho súper sociable, su hobby favorito es sentarse en la portería de su conjunto y saludar a todo el mundo que pasa por su lado, esto va acompañado de pintar mándalas, colorear cualquier dibujo o buscar palabras en las sopas de letras. Para Camilo estas dos actividades juntas ayudan a su calma, relajación y concentración. “Dormir y estar en la portería es lo que más disfruta hacer Camilo”, afirma su madre Flor entre risas.

Camilo culminó sus estudios de bachillerato y realizó tres semestres de administración de empresas en la universidad Incca. A la edad de 32 años sufre un accidente de tránsito en la moto que lo llevaba de camino a su casa. Un carro le pego en la farola derecha y lo tumbo pegándose con un poste. Algunos militares que estaban por la zona pidieron el servicio de ambulancia y lo condujeron de inmediato al hospital. Es ahí cuando le diagnosticaron un trauma cráneo encefálico severo cognitivo, los médicos decían que Camilo no iba a sobrevivir esa noche, pero después de 10 años todos sus familiares siguen aportando un granito de arena para que siga mejorando cada vez más.

Camilo Andrés conoció FUNDEI por medio de Mónica Hernández unas de sus vecinas y desde que su madre lo llevo su vida y entorno han cambiado, llevan asistiendo dos años. “Camilo se me está volviendo viejito señorita, pero está feliz. A veces esta lucido, otras no tanto”. Afirma su madre. Su aula favorita en FUNDEI es Polyglot, a pesar de la cuarentena, él disfruta meterse a la aplicación con ayuda de su sobrina e interactuar con diferentes idiomas.

“Todos mis recuerdos son favoritos con Camilo. Todos son especiales, todos los días lo mimo y él está muy pendiente de mí, a pesar de todo”, afirma Flor entre lágrimas. Los juegos favoritos de Camilo son con su sobrina al papá y la cocinita. Con su hermano menor juega a las luchas en donde Camilo con una sonrisa siempre lo derrota.

Síguenos!